Pirotecnia y autismo, pesadilla para los niños

  • Problema pendiente y tema necesario para concientizar

Kimberly Méndez

Martínez de la Torre, Ver.

Con la llegada de fechas como, Día de la Virgen Guadalupe, Navidad, y especialmente en Nochevieja, los fuegos artificiales y los petardos son una de las mayores diversiones para mucha gente. Pero no todos lo pasan bien. Los perros sufren especialmente con ellos, al igual que algunos niños pequeños que le tienen verdadero terror, y sobre todo los niños con autismo, a menudo olvidados, y que sufren horrores con la pirotecnia.

Una de las principales características de estos niños es que padecen un desorden del procesamiento sensorial, percibiendo los ruidos de forma aumentada. Presentan características hipersensibles a los sonidos y luces, por lo que los fuegos artificiales se convierten en un problema pendiente y tema necesario para concientizar para ayudar a niños en esta situación.

En entrevista con la psicóloga, María del Consuelo González García, quien diariamente atiende a niños con esta condición humana, resalto qué los estruendos provocados por los fuegos artificiales y los petardos les genera un alto nivel de ansiedad y estrés, incluso pueden causarles crisis, episodios en los que se ponen muy tensos, lloran, gritan, se tapan los oídos desesperadamente y en algunos casos pueden llegar a autolesionarse o presentar convulsiones.

En este sentido, la psicóloga María del Consuelo, aconseja preparar a los niños con anticipación o buscar sitios alejados para pasar las fiestas y así evitar exponerlos a los ruidos, aunque no siempre es posible.

Publicidad

Te recomendamos

error:
Enviar mensaje
Necesita información?
Necesita información de nuestros productos o servicios?