Los Políticos/ A la familia no se escoge/ Salvador Muñoz

SAMSUNG CSC

San Isidro Labrador, quita el agua y pon el sol, y llévate al hermano del Gobernador… algo así alguna vez me contaron que rezaba el dicho popular en algunas regiones de Veracruz, refiriéndose a dos personajes muy peculiares: Don Fernando López Arias, y su hermano Francisco, que de acuerdo a lo que platicaban, en su nombre traía el estigma: Pancho López… ¿recuerdan esa canción?

A ciencia cierta, no recuerdo por qué resultaba hasta cierto punto incómodo este hermano para el Gobernador López Arias, pero al final, sacó el sexenio… con todo y Pancho López.

Hace muchos años, se vio involucrado en el secuestro de una adolescente, el hermano de un líder perredista allá en el sur de Veracruz ¡y pues con la pena! Cuando lo detuvieron, la gente hablaba de “el hermano de” y no del sujeto en sí. Vamos, se pudiera decir que es “el precio de la fama” lo que tuvo que pagar este perredista…

Ayer, durante la comparecencia, y a pregunta expresa del diputado José Manuel Pozos Castro, la encargada de la Fiscalía General del Estado, Verónica Hernández Giadáns, reconoció la relación familiar con Guadalupe Hernández, alias La Jefa, mujer vinculada a los Zetas. Verónica Hernández respondió así, ni una palabra más, ni una menos: “No voy a negar un parentesco… a la familia no se le elige… afortunadamente, a los amigos sí… pero ni por los amigos ni por la familia los actos que ellos realicen, puedo yo responder. Soy única responsable de lo que yo haga o de mis palabras…”

Hablamos pues, de un caso más de “Ovejas Negras”… sí, en muchas familias nunca falta un pariente así y muy afortunada la familia feliz que no lo tiene, pero el hecho de que no haya una “Oveja Negra” en su familia no da autoridad moral para denostar a quien sí la tiene.

En los comentarios respecto a este ejercicio de honestidad por parte de Verónica Hernández, hay quienes consideran que tenía que haber hecho público esto desde el inicio de su labor como “Encargada”… bueno, es parte de la forma de pensar de algunos, aunque uno no va por el mundo y se presenta: “Me llamo Salvador Muñoz y le voy al América”… bueno… hubo una ocasión en que llegó a la oficina una diseñadora que a la hora de presentarse me dijo “¡Hola!, me llamo Fulana y soy lesbiana!” y mientras yo respondía con un “mucho gusto”, en mi interior no dejaba de rebotar en mi cabeza “¿Qué pedo con su vida?”… pero la excepción no hace la regla…

Hay quienes dicen que con esta aceptación o reconocimiento familiar, debería de renunciar… ¡cuántos desempleados no habría entonces si se aplicara este razonamiento!

No, no se pretende defender a la Encargada y más con un tema que en lo particular, le concedo razón: No se escoge a la familia.

Si hay que juzgar, criticar, condenar o joder a la señora Verónica Hernández, debe ser por su trabajo o la ausencia de éste. O siendo hasta triviales, señalar lo absurdo que se oyó diciendo que ella “sí es buena, honesta”… alabanza en boca propia… en lo particular, como ciudadano, me vale un cacahuate lo que ella piense de sí, aunque no deja de ser respetable y comprensible, porque al final, cada quien vende su trabajo como mejor le plazca.

El asunto del parentesco con La Jefa, Guadalupe Hernández, al final, vende más que cualquier otro cuestionamiento que se le haya hecho a la Encargada de la Fiscalía y tan así, que fue tema nacional… incluso por encima del cuestionamiento del diputado Omar Miranda, quien la sacudió cuando preguntó en qué apartado de la ley dice que se puede designar por invitación y designación directa a una encargada para este organismo autónomo, porque la Ley es clara y comenta que en caso de que la Fiscalía General del Estado quede vacante, se nombrará como encargado de manera provisional al Visitador General, Fiscal de Investigaciones Ministeriales, Fiscal Anticorrupción, Fiscales Regionales… insisto: en lo particular, me parece que el señalamiento de Miranda Romero es más contundente por su contexto… pero el parentesco al final, vende más, aunque bien diga Verónica, “a la familia no se le elige…” y más valiente se vio Verónica con la Jefa, diciendo que es su prima, que Cuitláhuac con Eleazar, que ni abuela tuvo.

 

[email protected]

 

Publicidad

Te recomendamos

error:
Enviar mensaje
Necesita información?
Necesita información de nuestros productos o servicios?
Powered by