Desde el Café/La normalidad está lejos; bien lejos/Bernardo Gutiérrez Parra

Primero se dijo que la madrugada de este jueves fueron atacados elementos de la Secretaria de Seguridad Pública que acudían a atender una llamada de auxilio en la localidad de Alseseca, municipio de Atzalan, lo que dejó cuatro policías heridos; uno de ellos de gravedad.

Más tarde, un comunicado del gobierno estatal dio a conocer: “La Secretaría de Seguridad Pública informa la aprehensión de Marcelino “N”, Nicolás “N” y Albertino “N”, presuntos responsables del ataque armado a elementos policiacos sobre la calle Camino Atzalan de la localidad Xiocuilapa (ya no en Alseseca), cuando atendían una emergencia.

“En el lugar, un sujeto disparó contra ellos, por lo que los agentes repelieron la agresión e inició el enfrentamiento que derivó en cuatro lesionados (un oficial de la Fuerza Civil y tres de la Policía Estatal), dos abatidos (un hombre y una mujer). Asimismo, fueron incautados un fusil AK-47 con 19 cartuchos y dos cargadores; una pistola calibre .38 con dos cartuchos y un revólver calibre .38 especial con cinco cartuchos”.

Otra versión indica que los elementos de la SSP habrían sido emboscados por delincuentes.

Pero una cuarta versión afirma que la falta de coordinación entre los policías habría derivado en un operativo fallido en la localidad de Tepetzintla (no en Alseseca ni en Xiocuilapa), mismo que acabó con la vida de una menor de 10 años y de su abuelo.

Al parecer los uniformados realizarían el rescate de una persona secuestrada, pero al no tener la ubicación del inmueble, entraron por la fuerza en cada una de las viviendas. Al llegar a la de Guillermino Cardeña, éste tomó su escopeta y disparó pensando quizá que se trataba de un asalto. Los policías repelieron el ataque y lo mataron junto con su nieta menor de edad.

“Como resultado de este hecho se sabe extraoficialmente que fueron cuatro elementos lesionados con proyectil de arma de fuego y se detuvo a tres sujetos a quienes se les aseguraron armas de grueso calibre, sin que se lograra precisar si fue en el mismo inmueble o en otro contiguo donde los detuvieron” dice una información periodística.

Una quinta versión indica que los maleantes fueron interceptados por los policías cuando pretendían huir en una camioneta Nissan Pathfinder.

Para no quedarse atrás, el gobernador Cuitláhuac García dio también su versión (la sexta).

Por principio de cuentas negó que se tratara de un operativo fallido. Dijo que los policías perseguían a los presuntos delincuentes quienes se resguardaron en una humilde vivienda donde se desató el enfrentamiento. “Se detuvo a una mujer que probablemente participó en los hechos, además a tres presuntos delincuentes. Hay control de la situación, lo lamentable es la pérdida de vidas. Lamentamos el ataque a las fuerzas del orden, pero la situación está controlada y todo regresará a la normalidad”.

¿Qué fue lo que pasó? Nadie lo sabe con certeza. Son seis las versiones de este caso y como que no empatan. No se sabe si fueron los delincuentes o el abuelo los que hirieron a los policías; tampoco se sabe de dónde salió la mujer que dio como detenida el gobernador ni dónde está el presunto secuestrado. Lo que sí parece ser cierto es que fueron los elementos de la SSP quienes ultimaron al abuelo y a la menor. Y si esto se comprueba… híjole.

Y no, las cosas no han vuelto a la normalidad. Hasta la tarde del jueves los pobladores no permitían que personal de Servicios Periciales ingresara al sitio del crimen. Los cuerpos de la menor y su abuelo (que era gestor en Tepetzintla), seguían tendidos en el suelo mientras sus familiares exigían la presencia de autoridades estatales y municipales.

La situación no está controlada en Atzalan ni en el resto de la entidad.

Este jueves fue ejecutado un joven en Cocoatzintla, otro en Nogales y uno más en Córdoba. Una mujer y sus dos hijas fueron secuestradas en Atoyac donde no hay policías. Un niño murió en Veracruz por falta de medicamentos contra la hemofilia. Y un joven (también en Veracruz) se debate entre la vida y la muerte por dengue hemorrágico; el hospital regional de ese puerto no tiene equipo para atenderlo.

En los primeros nueve días de este año y de acuerdo con reportes periodísticos, van 32 asesinatos en la entidad (cinco son feminicidios); siete desaparecidos y tres secuestrados. Es decir, las cosas están lejos de volver a la normalidad.

Bien lejos.

[email protected]

 

Publicidad

Te recomendamos

error:
Enviar mensaje
Necesita información?
Necesita información de nuestros productos o servicios?