“Metió su mano por el cierre de mi pantalón”: las denuncias contra el anterior líder de La Luz del Mundo que nadie escuchó

  • Así como Naasón Joaquín García, dirigente de esta congregación, enfrenta múltiples cargos de abuso sexual de menores, su padre y predecesor en el mando de esa iglesia evangélica, fue también blanco de múltiples acusaciones en México. Pero él jamás fue llevado ante la justicia. Una de sus presuntas víctimas lo denunció frente a una cámara de televisión y semanas después lo apuñalaron 57 veces.

Era diciembre de 1981 y Moisés Padilla, en ese momento un adolescente, acompañaba por una carretera de Jalisco al entonces líder de la iglesia evangélica La Luz del Mundo, Samuel Joaquín Flores. Le emocionaba viajar al lado de ‘El Siervo de Dios en la Tierra’, como le decían, rumbo a una multitudinaria conmemoración de Año Nuevo. Pero antes de llegar al evento le pasó algo perturbador, según relató hace varios años.

 

“Se acerca y me dice: ‘No tengas miedo, yo te voy a motivar’. Se acercó, metió su mano en el frente del cierre de mi pantalón y comenzó a estimular mi pene”, denunció Padilla en el programa Detrás de la Noticia de la cadena Televisa, asegurando que calló durante dos años por miedo a que nadie le creyera.

“Yo me sentí confundido por la imagen que siempre tuvimos de él, como un hombre moral, de buenas costumbres, que predica el amor de Dios (…)”, dijo Padilla en esa entrevista. “Pero como siempre en la iglesia nos han dicho que no debemos juzgar a un varón de Dios, yo callé”.

Padilla aseguró que le reclamó a Samuel Joaquín que había cometido un acto indebido, porque entre otras cosas él tenía una esposa, pero este le respondió: “Tú no debes sentirte mal, al contrario debes sentirte un joven muy agraciado porque hoy has conocido los secretos de un hombre de Dios”.

 

“Yo no soy un hombre como cualquiera, lo que debes entender es que los ángeles no tenemos sexo, podemos disfrutar de una mujer y de un hombre y de esa manera nosotros descansamos”, le advirtió.

 

La denuncia de este hombre se realizó en el canal de televisión más importante de México en aquel momento, pero no fue suficiente para que se iniciara un proceso penal contra Samuel Joaquín ni para que hubiera cambios en su congregación. En cambio, unas semanas después de la transmisión de la entrevista, Padilla fue secuestrado y apuñalado 57 veces por supuestos seguidores del pastor, quienes lo dejaron agonizando, según informó el diario Los Angeles Times.

 

Samuel Joaquín fue blanco de varias acusaciones de abuso sexual, pero jamás fue cuestionado por las autoridades mexicanas. Él murió en 2014 y ese mismo año asumió el control de la iglesia su hijo Naasón Joaquín García, quien se encuentra bajo custodia en una cárcel de Los Ángeles en espera de juicio por tráfico de personas, producción de pornografía infantil, violación, conspiración y otros delitos.

Es la primera vez que un caso criminal sacude a la cúpula de esta congregación fundada en Jalisco en 1926 y actualmente con más de cinco millones de feligreses en casi 60 países.

l fiscal general de California, Xavier Becerra, señaló este viernes que tiene “evidencia sólida” para enjuiciar a García y al menos tres cómplices. Advirtió que su oficina llevará el caso “hasta el final”.

 

Para evitar que sus seguidores reúnan dinero para ayudarlo a salir en libertad y escape de la justicia estadounidense, un magistrado elevó su fianza de 25 a 50 millones de dólares, la cifra más alta jamás impuesta a un detenido en el condado de Los Ángeles.

 

“Me hicieron prometer que no diría nada”

García no corrió con la misma suerte de su padre. Bastó una denuncia anónima dejada en 2018 en la página de Internet de la Procuraduría californiana para que se iniciara una investigación que sigue en curso, buscando a más víctimas. Por ahora, tres adolescentes y una mujer han denunciado al llamado ‘Apóstol de Jesucristo’, alegando que él y sus cómplices las obligaron a desnudarse y realizar actos sexuales ante una cámara fotográfica. El pastor recibía las imágenes.

 

También afirman que el líder religioso violó a una de sus víctimas bajo amenazas e “infligiendo un gran daño físico”. Además, se alega que tocó indebidamente a otra menor que le sirvió una taza de café en su oficina en Los Ángeles. Estos crímenes ocurrieron entre 2015 y 2018 en el área de Los Ángeles, donde García fue pastor de varios templos.

En cambio, su padre, quien fue el máximo líder de La Luz del Mundo durante cinco décadas, esquivó cada uno de los señalamientos que fueron revelando los medios de comunicación a lo largo de los años.

“Me hicieron prometer que no diría nada, porque si lo hacía Dios me castigaría”, contó ella al Times.

Este caso también fue llevado ante las instancias judiciales de México, pero no trascendió.

error: