Línea Caliente/El campo agoniza, “cero ayuda”, Juan Carlos Molina/Edgar Hernández*

¡La muerte de decenas de cabezas de ganado y la dramática escasez de aguaobligan al gobierno a decretar zona de desastre!

Los pueblos se están quedando vacíos.
La gente está migrando a las ciudades o allende las fronteras… a la nada. En el campo veracruzano la situación hizo crisis. La falta de lluvia y el derriengue, también llamada “rabia paralítica”, azota vastas regiones ganaderas en lo particular al corredor Veracruz-Poza Rica donde hace diez meses no llueve.
Mientras el gobierno de Cuitláhuac García solo ha acertado a declarar en días pasados, zona de desastre para siete municipios –Espinal, Hidalgotitlán, Ixhuatlán del Sureste, Las Choapas, Papantla, Tecolutla y Tihuatlán- cuando son al menos 150 los que están en seria crisis ganadera y agrícola por la falta de agua y las enfermedades que han diezmado y llevado a la muerte a decenas de reses.
El gobierno solo reconoce 53 los municipios azotados por la sequía, sin embargo, la CNC del estado que encabeza Juan Carlos Molina estima en el triple la afectación ya que a ello se suman las enfermedades parasitarias del ganado que los han llevado a la muerte.
“Desde la campesina no observamos la más mínima intención de las autoridades federales o estatales por ayudar. El campo en Veracruz está agonizando… los daños son incuantificables”, declaró.
En Actopan, Mesa de 24, Palma Sola, Tinajitas y en lo general en los municipios de Alto Lucero y Actopan el desastre es total: el ganado y la gente “estamos muriendo de sed y hambre”, se quejaron los ganaderos Juan y Víctor Manuel Domínguez Lagunes, ante Juan Carlos Molina, quien se ofreció como gestor.
“Las aseguradoras no quieren pagar por las muertes del ganado”, reclamaron los afectados luego de mostrar los números de aseguranzas -AVO846- que se hacen viejos ante la indolencia de los responsables de la indemnización, en este caso la Confederación Nacional Ganadera.
“La Unión Ganadera que encabeza Oswaldo Cházaro, asegura que tiene un fondo para este tipo de contingencias, pero en los hechos no se ve claro, mientras el gobierno del estado que encabeza Cuitláhuac García, está desaparecido”, sostienen los atribulados ganaderos al pie del devastado rancho “La Cabaña”, frente a la Laguna de “El Farallón”.
“Ni la carne del ganado muerto sirve para el consumo humano”, rematan.
En una gira por la región, el dirigente cenecista Juan Carlos Molina constató el reclamo de la gente. Les orientó asimismo para que suspendieran el consumo de “gallinaza” y “pollinaza” que está provocando el derriengue en el ganado, aunque reconoció que la falta de agua los está matando.
Para el agro no hay crédito.
El maíz ante la falta de un precio de garantía del maíz –el que ordenó el presidente Andrés Manuel López Obrador no se cumplió- espera pudriéndose en las bodegas y se percibe el desánimo en los habitantes de las zonas agrícolas y ganaderas que parecen un páramo.
Así, a la luz de nuevos problemas en el día a día –en el marco de un infernal calor, previo a la temporada de lluvias- se constata que el gobierno del estado aun no arranca a casi seis meses de haberse instalado.

A donde si llegó el dinero de manera oportuna fue al “Salsa Fest” que este jueves arranca en medio de la aprobación y aplauso total… pero de los empleados del gobierno y prestadores de servicio beneficiados.
Total, que tanto es tantito, como dice Chin-chin, el “Teporocho”.
Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo

error: