ALMA GRANDE/ Circo sin pan en Veracruz/ Ángel Álvaro Peña

Todavía hay jubilados que no cobran el salario que por derecho les corresponde. Hay graves lagunas en el presupuesto de la Universidad Veracruzana, no se ha pagado a todos los trabajadores de la actual administración que creyeron en un proyecto sólido y limpio, y el festejo patrio es el pretexto para elevar el presupuesto como si se tratara de un estado no sólo rico sino millonario.

Veracruz cada día se hunde más en la miseria a causa de la inseguridad que provocó la falta de carácter en el mando. Ahora quiere dar la cara ante el mundo como si se tratara de una entidad con todos los problemas resueltos.

Pareciera que en materia de inseguridad apenas el gobernador empezará a actuar luego de que el fiscal Jorge Winckler fuera despedido, temporalmente, de su cargo.

El gobernador de Veracruz fue electo por su conocimiento de la cultura de la entidad, pero también de las necesidades de sus habitantes. No es justo que ahora que está en el poder pueda darse el lujo de traer grupos que bien pueden ser de su agrado pero que no tienen nada que ver con la idiosincrasia de los veracruzanos.

Hay artistas veracruzanos que son conocidos en todo el mundo. Hay mucho talento de dónde echar mano, pero se escoge una música que poco eleva el nivel cultural de los veracruzanos, como si quisiera mantenerlos en la ignorancia y el mal gusto musical. Si él tiene un oído poco educado es su problema, pero no por ello debe imponer sus preferencias.

La banda La Adictiva, que amenizará el festejo de la noche del 15 de septiembre en la Plaza Lerdo de Xalapa, cobra en promedio 2 millones de pesos por presentación.

El gobernador Cuitláhuac García sostuvo que en estas fechas los grupos musicales elevan su costo: “…Es una cuestión de mercado y pues obviamente los artistas saben que van a ser solicitados y entonces subieron sus costos, algunos costos vimos que subieron arriba de lo normal hasta 10 veces su valor”, dijo. Pues entonces no debió contratar a grupos que tienen sus tarifas de “temporada alta”.

En Veracruz puede pasar de todo, una gran ola de violencia, aumento de secuestros y feminicidios, e imparables casos de dengue, pero eso sí, el gobierno no podría renunciar a una ostentosa fiesta del Grito de Independencia en la cual gastaría casi 15 millones de pesos para la celebración.

Esto era hasta hace tres días cuando por las redes sociales comenzó a circular documentos del secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, que tenía presupuestado un total de 14 millones 992 mil 089 pesos para las celebraciones del 15 de septiembre.

Los gastos para la fiesta eran detallados uno a uno, pero con alto precio en cada uno. Es decir, se precisó un gasto de 1 millón 297 mil 801 pesos para los adornos que vestirían el Palacio de Gobierno, que hoy, luce lúgubre y café. Otro fue el servicio de pulido de pisos y barandales del recinto, por el cual se pagó cerca de medio millón de pesos. Además, se desembolsaron 236 mil 960 pesos para material eléctrico.

En el mismo escenario, sumemos más gastos como barnizado de puertas y barandales del Palacio de Gobierno, 386 mil 860 pesos; 74 toldos color vino, cada uno costó 8 mil 770 pesos, 648 mil 310 pesos; decoración para la verbena patria y la iluminación; alrededor de dos millones de pesos en decoración para la verbena patria y la iluminación; salas tipo lounge, alimentos, vajilla, meseros y postres, 131 mil 950 pesos; renta de baños, 64 mil pesos; pirotecnia, 367 mil pesos; expo globos de papel, 54 mil pesos; y 20 mil 800 pesos en banderitas de papel.

 

De hecho, se colocaron puntos de hidratación con agua y de bebida isotónica para que la gente que asista, en esto se desembolsó 206 mil pesos.

En medio de este gran escándalo también se destaca el pago de 6 millones 608 mil pesos por contratación de la banda La Adictiva, que será el número principal en los festejos.

Por si no fuera suficiente la gran algarabía que estalló los sobreprecios de la fiesta patria, se dio el anuncio de la renuncia de Leslie Garibo Puga, Contralora General del Estado. En su lugar fue nombrada Mercedes Santoyo Domínguez, quien se desempeñaba como Directora General de Fiscalización Interna de la Contraloría.

Esta salida se da en medio de la presión mediática contra el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez. Y es que pasada las 22:30 horas del viernes 13, el gobernador anunció en su cuenta de Twitter la salida.  “Agradezco a Leslie Garibo su entrega y profesionalismo”.

Los sobreprecios de la Fiesta Patria no es la primera barahúnda que arrastra la ex Contralora, Leslie Garibo Puga. Cabe destacar el caso de nepotismo cuando Cuitláhuac García nombró a su primo Eleazar Guerrero, subsecretario de Administración y Finanzas de la Sefiplan, área que revisa las licitaciones del Gobierno del Estado.

 

Además, deja pendiente clarificar el caso de la compra de 160 patrullas que fueron compradas, con un sobreprecio de un total de 208 millones de pesos, esto es un costo de un millón 300 mil pesos por unidad, cuando en el mercado el precio es de 671 mil pesos.

En fin, la casa por la ventana cuando hay necesidades urgentes de los veracruzanos y el gobernador sólo sonríe. PEGA Y CORRE. – Resulta por demás inexplicable las causas que tienen algunos periódicos de darle primera plana a las declaraciones de los expresidentes por insignificantes que éstas sean. Ta vez se sigan pagando facturas o todavía haya algún regalito escondido entre las diatribas y los denuestos contra el nuevo régimen…Esta columna se publica los lunes miércoles y viernes.

 

[email protected]

 

error: